Piérdele el miedo al “social media”

Piérdele el miedo al “social media”

Si estás empezando a integrar el canal online en tu estrategia de Marketing, es posible que te plantees qué puede hacer el Social Media por ti. Te ofrecemos a continuación un esquema de iniciación. ¡Y recuerda que estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas!

1) Objetivos

Cuando una empresa se plantea estar o no en las redes sociales, lo primero que debe preguntarse es lo siguiente: ¿Qué quiero conseguir con mi actividad en Social Media?

Esta pregunta tan obvia es el primer paso para elaborar una estrategia correcta, y muchas veces no somos capaces de definir unos objetivos claros por no saber qué podemos esperar de las redes sociales. Para fijar unas metas concretas, lo mejor es atender a los objetivos de Marketing de la empresa. ¿Quiero aumentar mi notoriedad? ¿Conseguir más ventas a través de mi sitio e-commerce? ¿Potenciar las visitas a mi web? Las redes sociales son un canal de comunicación más, dentro del medio digital, y como tal hay que integrarlas en las campañas de comunicación y marketing.

2) Target

Una vez definidos los objetivos, tendremos que fijar cuál es nuestro público objetivo. Las redes sociales permiten una gran segmentación, y la tendencia es que cada vez se va a poder segmentar por más variables: Demográficas (edad, sexo, educación, estatus social, situación sentimental, unidad familiar, empleo), de ubicación geográfica y lenguaje, comportamiento (tecnología que utiliza para conectarse, frecuencia de conexión, sitios que visita y compras que realiza), intereses, política…

3) Redes Sociales

Una vez que sepamos cuál es nuestro target y en qué redes está, elegiremos en cuáles de estas redes tener presencia. Para definirlo no sólo hay que atender a dónde está nuestro público, sino a qué redes son más afines a la identidad de la marca (por ejemplo, una empresa que se dedica al B2B quizá prefiera no tener presencia en Facebook pese a que su público objetivo esté en Facebook, y centrarse en Linkedin, que es la red profesional líder) y cuánto tiempo y recursos podemos invertir en mantener estos perfiles abiertos y actualizados. Si se va a tener un perfil abandonado, es mejor no tenerlo; ya que causa muy mala imagen cuando un usuario entra a visitarlo.

4) KPI’s

Es el momento de fijar los medidores con los que vamos a comprobar el éxito de la estrategia. Esta es posiblemente una de las partes más importantes del plan, ya que si no establecemos correctamente nuestros key performance indicators, no sabremos si la estrategia está funcionando. Tenemos que fijar por una parte los medidores para cada una de las redes sociales y por otra parte una tabla que nos indique los resultados globales de la estrategia. La medición diaria o semanal nos permitirá saber qué acciones están siendo efectivas y cuáles tenemos que optimizar. Podemos medirlo todo, en función de cuáles sean nuestros intereses: Qué horas y días son las mejores para publicar, cuál es el formato más adecuado para nuestras publicaciones, qué tipo de contenido gusta más…

5) Herramientas de medición

Para medir los KPI’s harán falta unas herramientas específicas. Existen multitud de ellas, tanto gratuitas como de pago, y lo importante no es utilizar muchas diferentes sino aquellas que mejor se adapten a nuestros objetivos. En general, las herramientas gratuitas ofrecen unos resultados aproximados, pero si queremos exactitud (y al final es en lo que se fundamenta nuestra estrategia), debemos irnos a versiones de pago.

6) Calendario de publicación

Es necesario fijar un calendario de publicación para saber cuáles son los mejores días y horas para publicar: Es decir, cuándo está conectado nuestro target y cuándo es más receptivo para cada tipo de contenido (por ejemplo, un vídeo tendrá más posibilidades de gustar un viernes que un lunes).

7) Plan de acción para crisis de reputación

En las redes sociales pueden aparecer trols o personas malintencionadas que mediante críticas o insultos pongan en riesgo la reputación de la marca. Para neutralizar estos ataques, la marca debe contar con un plan de acción definido: Establecer filtros de moderación previos, en qué casos y en qué tono contestar, qué tipo de respuesta ofrecer, qué campañas de imagen llevar a cabo…

8) Recursos humanos y materiales

Es necesario definir cuántas personas van a intervenir en el proceso, cuáles van a ser y definir sus roles. Normalmente, un equipo de Social Media se compone por un Social Media Manager, que es el que establece la estrategia, analiza los resultados y optimiza, y uno o varios Community Managers; que son los que crean el contenido y publican, dinamizan las redes, monitorizan la actividad de la marca y de la competencia y miden los resultados.

9) Medición de resultados

En toda estrategia es necesario medir los resultados para saber si está funcionando o no, en base a los objetivos que nos habíamos marcado. Para ello, utilizaremos los medidores que nos habíamos fijado y realizaremos una comparativa en el tiempo. Uno de los beneficios del Social Media es que la estrategia se puede optimizar en tiempo real, gracias a la inmediatez que ofrece.

Si quieres más información, ya sabes, pincha aquí

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies